Sarajevo-Belgrado-Sarajevo

Llevábamos unos días en Sarajevo. Nos habíamos enamorado de la ciudad. La recorrimos a pie de punta a punta. Los perros estaban presentes en todo momento.
En alguna ocasión nos llevamos algún susto que quedó en anécdota:
Quisimos ver el antiguo antiguo cementerio judío que habíamos leído en Balkanidades que conservaba lápidas en ladino.

asdf
Antiguo cementerio Judío

Mientras recorríamos la parte alta del cementerio y sin habernos percatado antes de su presencia, molestamos a unos perros que descansaban en un reguero junto al camino. Sinceramente, no sé quien estaba más asustado, si los perros a los que acabábamos de despertar de su siesta matutina o nosotros, porque dormido sólo estaba uno de ellos y al comenzar a ladrar aparecieron seis o siete.
La cosa quedó ahí. Nos estuvieron ladrando un rato, haciendo amago de acercarse cuando les dábamos la espalda, pero en cuanto nos girábamos reculaban. Ninguno era especialmente grande, pero el hecho de verlos agrupados y en actitud poco amistosa intimida bastante.

Sarajevo
Sarajevo

De la primera estancia en Sarajevo no hay mucho más que contar. Nos “acostumbramos” a su presencia, nos acercamos a los que nos atrevimos, vimos cómo la gente convivía con ellos y al irnos nos quedó una extraña sensación de dejar algo importante atrás y cierta nostalgia.

El viaje estaba planificado sólo a medias. Ibamos buscando donde dormir el día antes de cambiar de ciudad. En principio queríamos centrarnos en Bosnia y Serbia y dejar Croacia y Montenegro para otro viaje, así que dejamos Sarajevo para pasar a Belgrado y tras tres o cuatro días allí empezamos a plantearnos qué hacer después.

Tormenta en Belgrado
Tormenta en Belgrado

Quizá fue la excusa, pero pensamos que con una semana escasa para emprender el viaje de regreso no nos iba a dar tiempo de conocer Serbia, ni siquiera la zona norte. Uno de los dos lanzó la idea de volver a Sarajevo para hacer un reportaje sobre los perros callejeros, medio en broma, medio expectante, y no hizo falta más, miramos si quedaban habitaciones en la misma casa donde habíamos estado y al día siguiente estábamos de vuelta. Esa noche contactamos con Amela Turalić que nos dio información y consejos, ayudándonos a ponerlo en pie y a la mañana siguiente nos pusimos a ello. Así nació este proyecto…


Si quieres ayudarnos con este proyecto puedes obtener tu recompensa desde sólo 10€ ¿Quieres formar parte?
http://www.verkami.com/projects/7933-stray-dogs-in-sarajevo

¿Quieres estar informado del proyecto Stray Dogs?

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.